Los hombres tienden de tener fetiches más a menudo que las mujeres por unas razones especiales. Los dos géneros se implican en las ventas de bragas usadas de una manera específica y eso se debe notar. Cuando se destacan las diferencias cada vendedora podría tener más conocimientos sobre cómo actuar y crear las ofertas de bragas usadas.
Es más fácil para los hombres que se aburran con las nociones sexuales y dejan de impresionarse con los detalles eróticos comunes. Por eso muy a menudo encuentran nuevas maneras de divertirse. El fetiche de bragas y calcetines usados es uno de los más populares. Enfocándose en los objetos más que en el cuerpo femenino ellos pueden divertirse con la diversidad. Unas bragas pueden tener muchos diseños y olores provocando el interés de descubrir. De esta manera se puede mantener el deseo sexual y estimular las pasiones. Unas bragas usadas representan una metáfora del cuerpo femenino y dan más satisfacción con sus ideas sexuales más artísticas y llenas de sentidos diversos.
En adición, las mujeres se piensan cómo el genero que debe abstener y comportarse de maneras más educadas. El acto mismo de tener un comportamiento travieso da mucho placer y fantasias. No obstante, los hombres son permitidos de hacer todo lo que quieran así que encontrar los modos más extraños de gozar hallan su modo único de divertirse. Las bragas usadas son un fetiche al primer vista pervertido y raro, sin valor sexual, pero teniendo en cuenta su relación indirecta con el cuerpo femenino y sus rasgos sexuales, definitivamente es el perfecto modo de gozar. La combinación de rasgos físicos y relación con una idea sexual representa bueno la idea del fetiche. Las bragas usadas pueden excitar continuamente con las ideas sexuales cuales provocan y proveer satisfacción física con su olor íntimo. Los fetiches tienen una función muy beneficiosa y se debe gozar de ellos más a menudo. La popularidad de ropa interior sucia demuestra la variedad de beneficios y excitación en los hombres. Es un modo relativamente educado y fuerte de gozar con los hobbies fetichistas y revivir la sexualidad.
Con sus rasgos sexuales más diferentes, los hombres se fascinan extremadamente con los fetiches. Las bragas usadas son su hobby pervertido más favorito y eso beneficia a ambos géneros que gocen con las nociones sexuales. Los fetiches establecen equilibrio y una manera de comunicar entre los géneros de manera más divertida.